fbpx

Novedades y
   Noticias

[:en]LOREM IPSUM IS SIMPLY DUMMY TEXT OF THE PRINTING AND TYPESETTING INDUSTRY. LOREM IPSUM HAS BEEN THE INDUSTRY’S STANDARD DUMMY TEXT EVER SINCE[:es]Nota de Prensa: Lima Guide[:]

[:en]

Los antiguos peruanos desarrollaron un estrecho vínculo con la naturaleza de respeto, temor y adoración. Hombres y animales dependían exclusivamente de lo que la tierra producía y proveía, esto llevó a la necesidad de expresar su veneración a la Tierra como fuente de vida. La religión del mundo andino parte de ritos ancestrales que vinculan al hombre con su hábitat. Para la cosmovisión andina, el Inti, o dios Sol, era uno de los dioses más importantes, los Apus constituían los espíritus que habitaban en las montañas tutelares y la Madre Tierra (Pachamama) era la diosa de la fertilidad.

En la lógica de la reciprocidad andina, los pagos(o pagapus), son la forma de agradecer a los espíritus asociados con las fuerzas naturales, las bondades o beneficios que les otorgan. Las ofrendas que se entierran en la Madre Tierra incluyen hojas de coca  (para la cosmovisión andina son las mediadoras entre la naturaleza y lo humano) variedad de semillas de cereales, plata no trabajada, sullus (fetos de llamas u ovejas), chicha, vino, grasa de animales, dulces y huairuros (semillas rojinegras con poderes simbólicos y mágicos).

El pago a la tierra, rito que se practica con frecuencia en los Andes peruanos, se realiza el primer día de agosto y continúa durante todo el mes porque los campesinos afirman que en esta época ese periodo la Pachamama está sedienta y hambrienta, y es necesario satisfacerla, nutrirla y ofrecerle los mejores alimentos para darle fuerza y energía.

Otra forma de ofrenda son las apachetas o montículos de piedra que dejan los caminantes cerca de los Apus, a modo de respeto. En fiestas patronales o reuniones sociales es frecuente también lanzar cerveza o chicha a la tierra simulando respeto y pago por todo lo que ofrece para el consumo humano.[:es] 

Lima Guide:

Imponiendo un aire de peruanidad andina en el hermoso reducto barranquino dominado por la cumbia, el rock y el jazz, La Candelaria abrió sus puertas un 15 de diciembre del 2000.

Ubicada en el centro histórico del distrito de Barranco, “La Candelaria” presenta todos los fines de semana un espectáculo de peruanidad plena, con una propuesta única en Lima. Todos los viernes y sábados, las noches multicolores apertura a ritmo de Sikuris, expresión milenaria más antigua de américa, bombos, zampoñas y canciones. Seguido, ‘La Banda’ nos introduce en el fabuloso mundo de la música.

Elencos coreográficos profesionales de danzas andinas, mestizas, amazónicas, afroperuanas y criollas cubren de peruanidad el escenario del local: “Todo la Magia y el Encanto del Folclor Peruano en un sólo Espectáculo”. “La Candelaria” no es solamente hacer un recorrido imaginario por el Perú a través de sus danzas y su música, sino también un lugar donde apreciar la bella casona que los alberga, donde sus “Detalles y Rincones” dan fe de la belleza de la artesanía y arte peruano, junto con los diversos aspectos que aportó la cultura occidental a la nuestra.[:]


regresar Ver fuente








1
¡Bienvenido! ¿En qué podemos ayudarte?
Powered by